Buscar
  • Mayra Oraculo Energia Femenina

Meditación para sanar la niña interior


Tenemos una relación disociada con nuestra niña interna.

Hoy en día resulta imprescindible poder encontrar la forma de re-establecer el vínculo con ella y traerla de vuelta a un lugar de seguridad y sanación.

Con esta meditación podrás ir en busca de ella y reconciliarte con ella para traer a tu vida la Divina Sanación. Si quieres COMPARTIRLA recuerda que una bella labor de las mujeres de hoy es no hacer INVISIBLE el trabajo de sus otras hermanas, por ello no te olvides de MENCIONAR la autoría del texto, que se encuentra al final de la meditación.

Lady Venus Kumara es una gran Maestra Cósmica y está en profunda conexión con las energías de la belleza, el Amor y la correspondencia.

Ella representa entre los Maestros Ascendidos el nuevo despertar de la feminidad y simboliza la pureza de una Rosa. Es quien nos invita a re-descubrir nuestra hermosura, indicándonos la forma de sanar los dolores que hemos experimentado en este plano con algún tipo de abuso hacia lo femenino, ya sea emocional o físico. Cuando aparece en nuestra vida con su amorosa energía, nos muestra que para volver a abrirnos al Amor tenemos que comenzar por sanar las heridas que hemos sufrido como mujeres. Ella nos recuerda que no podemos experimentar el amor, si la casa del amor que es el corazón está dañada; nos dice que donde hay una herida abierta, no puede haber amor; entonces nos abraza con su ternura para sanar todos aquellos aspectos de la Energía Femenina que se encuentren lastimados, por lo tanto nos seduce a la sanación, clarificando el real sentido del amor; nos susurra que muchas veces las mujeres, por desesperación recurrimos a formas aparentes de amor, pero que en realidad nos arrastran a ser víctimas y dependientes.

Amorosa te pide que te permitas sentir los verdaderos sentimientos que estás experimentando y que luego asimiles la verdad anidada en ti; observa tu limitación, tu fragilidad, tu dolor, el maltrato que has recibido o el maltrato que te has dado a ti misma, y deja que las lágrimas laven todas las heridas y el sufrimiento de tu cuerpo. Lady Venus susurra que estás lista para dejarte sostener por su rosada energía sanadora. Despliega tus alas y vuela confiada junto a ella; con toda la elegancia y la sutileza que le ha conferido la Diosa Madre, sabrá ayudarte a sanar tu corazón herido, otorgándote una visión más real y certera de lo que realmente es el amor; de esta manera podrás re-valorar esta concepción, comprendiendo e integrando el real sentido de este grandioso nuevo concepto.

Cuando logres verte y amarte, vibrarás de tal manera, que atraerás otro Yo que será capaz de verte y amarte en completitud como te amas y te ves a ti misma. Estás completa, te pertenece, ámate con todo el corazón, como amas a la Diosa misma y verás que tus relaciones afectivas irán tomando otro rumbo, en donde serás conducida hacia los verdaderos jardines del paraíso del Amor. Recuerda por favor que el amor es belleza, gratitud y completitud, no duele ni hace daño. ORACULO DE LA ENERGIA FEMENINA ©

Meditación sugerida para sanar la niña interna con Lady Venus Kumara

Esta meditación nos ayudará a sanar todos los aspectos de la niña herida que habite en nuestro interior. Con ella llegaremos a insondables pasajes que el alma necesita sanar, para re-encontrarnos con la verdadera faceta de la sanación.

Vamos a comenzar por sentarnos muy cómodas, sosteniendo la atención en la respiración. Iremos respirando tranquilas y calmadas; en la medida que respiramos profundo, vamos a comenzar a realizar una cuenta de respiraciones, es decir inhalo en tres segundos, largo y pausado y luego retengo el aire otros tres segundos; exhalo en tres segundos, largos y pausados, luego retengo otros tres segundos.

Seguirás esta fase de respiraciones hasta que te encuentres totalmente relajada, sin presionar a los pensamientos, dejarás que ellos salgan de ti con la misma facilidad que llegaron.

Una vez que te sientas relajada, vas a conectar con cada parte de tu cuerpo, para llevar luz y paz a él; comenzando por la planta de los pies, la que sentirás pesada y totalmente descansada. Luego seguirás por las piernas, mis pantorrillas, los muslos; a cada extremidad de mi cuerpo, llevaré mucha armonía a través de la respiración. Puedo seguir ahora por el estómago, el pecho, los brazos, los hombros, el cuello y lentamente llego a la mente, la que también recibe destellos de luz y armonía.

Ahora, relajada completamente, sigue respirando serena y pausada, hasta visualizarte en el frontis de una casa; observa la entrada, con una gran y pesada reja que tiene puesta una cadena y un candado. Tranquila entre tus cosas busca, porque sabes que tienes la llave indicada para ese candado, que es el candado de mi hogar, el que cuido celosa.

Encuentra la llave correspondiente, abre el candado, saca la cadena, abra la reja y comienza paso a paso a entrar pausadamente, reconociendo el lugar, la belleza, los aromas, todo lo que te haga retroceder en el tiempo hasta tu infancia. Avanza cada vez más al fondo, observando cada detalle de cada rincón.

Una vez al fondo, encuentra una gran casa, que te invita a subir y a entrar definitivamente en ella. Frente a la puerta decide si quieres ingresar en este momento.

Si has optado por entrar, encárgate de cada detalle de la Casa. ¿Cómo es?, ¿cómo está de luz?, ¿está abandonada?, ¿húmeda?, ¿tibia?, ¿grande?, ¿amplia o pequeña? Permítete recorrerla e ir revisando cada una de las habitaciones. ¿Hay alguna que te guste más? ¿Por qué?, cómo es esa habitación; recórrela, siéntela o observa todo lo que tiene...

Ahora busca una escalera que te lleve hacia abajo de la casa; enciende las luces, tal vez puedas tomar un gran velón y comenzar a descender las escaleras. Vas a llegar a un pasillo que también está lleno de habitaciones distintas.

Tómate tu tiempo para pensar en cual puerta quieres abrir; camina hacia la puerta y ábrela, ¿qué ves ahora en esta habitación? Date el tiempo para observar qué es lo que ves en esta habitación. ¿qué sensación te deja el estar acá?; recórrela lentamente y percibe qué ves en ella...cuando te sientas preparada, sal de esta habitación abriendo la puerta con confianza y tranquilidad y cerrándola por fuera.

Quédate adentro y siéntate donde puedas estar cómoda y percibe que una pequeña presencia se acerca. Si la escuchas, ¿cómo la percibes?, te está llamando con un susurro? o tal vez está llorando?, ¿te grita o te llama alegre? Busca la voz. Una vez que la encuentres observa a la niña; esa niña eres tú, cuando eras niña... ¿cómo está vestida?, ¿cómo es la expresión de su rostro?, ¿qué está haciendo?, ¿está asustada o triste?, ¿feliz?, ansiosa?; ¿por qué crees que está así? Acércate a ella dulce y tiernamente, mira sus ropas, su rostro, su delicadeza; tómala de las manos y acúnala hacia ti, abrazándola contra tu pecho; siente su aroma, su perfume, su energía.

Ahora agáchate a la altura de sus ojos, arrodíllate frente a ella. Toma su rostro con tus dos manos y mira sus ojos profundamente. ¿Qué ves ahí?, ¿reconoces esa mirada?, ¿Qué trata de decirte con sus ojos?; conéctate con ella, sintiendo todos sus temores y sus dudas y abrázala con fuerza, atrayendo todo su ser hacia ti. Siéntete su madre y fúndete con ella en un solo abrazo. Protégela, cuídala y susúrrale que ya la has encontrado, que no la vas a dejar sola otra vez, que vas a ayudarle a traer alegría y sanación a su vida. Déjala que te diga todo lo que siente y que te hable de sus necesidades y deseos y sueños... Sácala al jardín a correr y juega con ella hasta que caiga rendida en tus brazos. Recuerda que puedes volver a visitarla y a buscarla cuando desees estar con ella. Sin embargo no te olvides que cada vez que requieras tener un amoroso contacto con tu niña interna, ella siempre estará esperando que le lleves amor y ternura.

Tú eres su mejor madre.

ORACULO DE LA ENERGIA FEMENINA

Copyright derecho del autor en Libro Oraculo de la energia femenina

Marcia Fariña M. (Mayra)

#Meditaciones

0 vistas

© 2015 copyrights    TODOS los textos protegidos por el copyright ©

ORACULO DE LA ENERGIA FEMENINA © - energiafemenina@gmail.com