© 2015 copyrights    TODOS los textos protegidos por el copyright ©

ORACULO DE LA ENERGIA FEMENINA © - energiafemenina@gmail.com

 

Soy Marcia Rafaella Fariña Mellafe

Hace más de 25 años comencé el desafío de descubrirme y de reconciliarme conmigo misma... para, desde este lugar,  compartir mi experiencia con otras mujeres. Me considero una Mujer vanguardista y viajera.

Me he formado como Maestra de Reiki, Terapeuta Floral, Tarotista, Gemoterapeuta, Respiradora Ovárica, Terapeuta Menstrual, Terapeuta en Registros Akáshicos, Doula pre-natal, entre otros y he sido iniciada también en las Ceremonias del Fuego Védico y en las artes del Sahumado. 

 

He facilitado diferentes cursos y talleres para el reconocimiento de la Energía Femenina y para el empoderamiento de la Mujer y he sido invitada a participar en  variados encuentros y festivales de Mujeres,  tanto en Chile como en el extranjero.

Soy alquimista innata y con una energía creadora que me habita con fuerza; soy dueña y creadora de Línea de perfumes áuricos "Mandala", y del Sistema de Sanación Gemas Atlante.  También soy creadora del Oráculo de la Energía Femenina, que es una medicina sagrada, de inspiración mágica y alquímica que transforma suave y amorosamente la vida de toda mujer que acaricia sus cartas y Arcanas. 

Un poco de mi recorrido

 

El retorno a mi hogar interior, comenzó como para muchas mujeres, atravesando un tránsito incómodo; atravesar un túnel de auto-gestación que me permitió demoler mis propios sistemas de creencias y me abrió así a nuevas formas que armonizaron aquella mujer alquímica que había elegido ser.  

 

Al quebrar pesadas cadenas de limitaciones, culpas y miedos, se liberó en mí, una intuitiva mujer que comprendía la verdadera fuerza de la que era portadora. Gracias al reconocimiento de esa propia fuerza, es que pude comenzar el camino de reconstrucción de las heridas de mi alma femenina. 

 

Honrando a mis antepasadas, pude comenzar camino de sanación y como un acto psico-mágico  revivió como un susurro la memoria de mis ancestras, que pedían la validación y el reconocimiento; percibí que para sanarme verdaderamente debía ir hacia atrás, ordenando y re-estructurando el árbol de mi familia y mi árbol genealógico. Entonces poco a poco comencé así  a  despertarme, a reconstruirme, a sanar mi historia y a honrar la historia de mi familia.

 

Comprendí que los procesos alquímicos de transformación, no siempre tuvieron que ver con el daño generado por otros, sino más bien por el daño que fui capaz de hacerme a mí misma, a través de otros, por tanto he dejado de culpar a los demás por mis propias elecciones y aprendizajes...  

 

Comprendí que para vivir una vida espiritual y conectada profundamente con lo Divino tenía que asumir mi Luz, honrar mi cuerpo femenino y venerarlo como el templo del alma, ser fiel a los principios femeninos, aprender a perdonarme, dejar de juzgarme, de criticarme y aceptar con gran amor tanto a mi sombra, como a la Luz que me habita.

 

Aprendí a poner límites sanos y a disfrutar esa dulce sensación que las nuevas alas me ofrecían, al abrir por fin, paso en mi espalda. Pude amorosamente recordar cómo brillar con luz propia y dejar que el amor de la Diosa se manifestara en mi vida, honrando la misión que me fue encomendada en forma amorosa por mis guías.

 

Agradezco asumirme como una mujer auto-convocada al servicio de este nuevo tiempo, honrando mi misión y  venerando a la Diosa que vive en mí.

 

Pido a la Divinidad, que esta obra sea un aliciente para todas las creaciones que sin duda, serán parte de la formación del Nuevo Mundo que estamos comenzando a habitar.

Este trabajo es el resultado de la co-creación consciente de las misiones espirituales de todas las mujeres sintonizadas con la Feminidad Sagrada.

 

¡Te doy las bendiciones por permitirme compartir mi saber contigo! Cuando sana una, todas sanamos!